¿Qué es la seguridad electrónica?

La seguridad ha supuesto desde tiempo inmemorial una de las principales preocupaciones de los seres humanos. En la actualidad, y debido a la explosión de las redes de comunicación, de Internet y de las redes sociales, a la necesidad de una seguridad física se ha sumado otra de una seguridad online que tiene que ver con ese nuevo mundo virtual. Sin embargo, la importancia de la primera sigue siendo muy importante y la aportación de la tecnología es básica para mejorarla y hacerla mucho más efectiva. En síntesis, ¿qué es la seguridad electrónica? Pues es la aplicación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) a las actuaciones de seguridad física.

Esta seguridad de carácter más físico, en contraposición a la seguridad online más centrada en el mundo virtual, presenta muchas vertientes como la prevención de la delincuencia dirigida a las personas, las instituciones o las empresas, las situaciones de emergencia ante crisis, catástrofes o accidentes de origen natural o humano, la mejora de la seguridad ciudadana o la protección de los colectivos en situación de riesgo. Las TIC presentan una gran área de actuación en todos estos campos, especialmente en ámbitos como la conectividad y la videovigilancia, los centros de atención y coordinación de emergencia, las soluciones para recintos penitenciarios, las pulseras telemáticas, etc., a los que habría que añadir otros campos más centrados en empresas e instituciones y en la continuidad de su negocio o actividad. La crisis económica, con todas sus implicaciones y consecuencias, acentúa también la necesidad de una seguridad física apoyada por sistemas y dispositivos electrónicos.

En las empresas e instituciones la seguridad electrónica se basa en el uso de tecnologías de última generación, lo que incluye sistemas CCTV (circuitos cerrados de televisión), controles de acceso y presencia, sistemas de intrusión, control de activos y control de acceso gestionado, centros de control de alarmas, etc. En este terreno no hay que olvidar la protección contra incendios. Su finalidad es evitar las pérdidas y daños producidos por el fuego, impidiendo que éste se propague y ponga en peligro la vida de las personas y bienes. Aquí las TIC permiten la protección activa, la protección pasiva, la señalización y el alumbrado de emergencia o la megafonía de emergencia y evacuación.

La importancia de la videovigilancia es evidente. Millones de cámaras de televisión y vídeo están instaladas por todo el planeta en empresas, tiendas, calles, aeropuertos, parques, centros comerciales, instalaciones de alta seguridad, urbanizaciones, etc., como herramientas de ayuda a la seguridad y de reducción del número de delitos. La mayoría de las cámaras utilizadas son de alta definición y se conectan con las redes existentes vía protocolos IP. Incluyen muchas opciones para comparar objetos de forma automática por su tamaño, color o velocidad de movimiento, para programarlas a fin de que desencadenen acciones en función de las imágenes (movimiento, humo o fuego, personas caídas en el suelo, comportamientos anómalos, etc.), para coordinar varias cámaras y hacer un seguimiento de todos los movimientos de una persona dentro de un edificio o un área pública, etc.

 Entre esas soluciones se pueden encontrar las cámaras de CCTV, con posibilidades de grabación y análisis de vídeo, las cámaras térmicas de 360º, los equipos de grabación de audio (telefonía fija, comunicaciones por radio y móviles), los sistemas de detección, inhibición y localización de teléfonos móviles, los sistemas de detección perimetral o el software de gestión de la información sobre seguridad física.


Fuente: http://www.informeticplus.com/que-es-la-seguridad-electronica